Las flores de Bach una a una: haya.

El haya es un árbol majestuoso insertado en la tradición cultural europea desde sus raíces. De porte opulento, forma grandes bosques que suponen el pulmón septentrional de muchos pueblos. En cada ejemplar crecen flores masculinas y femeninas que aparecen entre abril y mayo al tiempo de las hojas.

Las flores de Bach una a una: haya.

Desde antiguo se han valorado las cualidades sanadoras de esta especie botánica. A partir de los estudios del Dr. Bach la esencia de haya se ha relacionado con la compasión y la tolerancia aunque su lado negativo conduce a la ofuscación e intolerancia que llevan a juicios demasiado críticos. Su aplicación terapéutica se aplica en síntomas relacionados con el insomnio, el bruxismo y todo tipo de intolerancias ambientales; en definitiva, situaciones que ponen al individuo a la defensiva. Asimismo se ha relacionado con alteraciones inflamatorias, gastrointestinales, tensiones articulares o alergias en general.

La flor de haya promueve el contacto con el Yo superior, mitigando la dureza interior y devuelve la alegría energética. De este modo se facilitan los juicios constructivos especialmente dirigidos al entorno colectivo. En este sentido su utilización es efectiva en situaciones de intolerancia. Favorece los cambios emocionales positivos.


 

Comparte este artículo