Las flores de Bach una a una: álamo temblón

Este árbol, de tamaño mediano, crece en la Europa central y septentrional. De porte pequeño, sus flores son femeninas y masculinas diferenciadas y situadas en árboles distintos. En consecuencia, se polinizan por el viento que favorece la dispersión de las semillas. También se reproduce por rebrote de las raíces.

Las flores de Bach una a una: álamo temblón

En la medicina tradicional, su corteza y sus yemas se vienen empleando como remedio medicinal para bajar la fiebre, tratar el escorbuto. También se ha utilizado en ritos costumbristas como el conocido árbol de mayo que se levanta en las plazas de los pueblos castellanos el día 1 de mayo.

En las investigaciones del Dr. Bach se le asocia con la superación y la facilidad para comprender ideas de carácter religioso y espirituales que exploran sin dificultad por su facilidad para acceder a su esencia. Por lo general son individuos de gran fantasía y por ello muy creativos.

Sin embargo, quienes necesitan este remedio se caracterizan por sus estados de angustia y miedo. Suelen ser supersticiosos y padecen pesadillas. Se ven embargados con frecuencia por situaciones de fuerte carga emocional que pueden derivar en frustraciones que les impiden desarrollar todas sus capacidades.

Una vez aplicada la terapia con esta esencia floral se fortalece la propia confianza, con lo que disminuyen los miedos. Afianzado el sentimiento de seguridad, los individuos desarrollan su creatividad y responden con mayor facilidad a los estímulos positivos.


 

Comparte este artículo