Utilidad de las flores de Bach como apoyo de otro tipo de terapias

La combinación de estas esencias florales con otras terapias ha dado resultados positivos, tanto en tratamientos convencionales (diabetes, psicoterapia) como en terapias naturales tales como la aromaterapia, la digitopresión, el Shiatsu o el reiki.

Utilidad de las flores de Bach como apoyo de otro tipo de terapias

Conviene recordar que la terapia floral de Bach considera que la enfermedad se produce cuando los planos físico, emocional, mental, social y espiritual humanos dejan de estar en armonía. Además, su acción curativa actúa desde principios energéticos y no farmacológicos. Por estas razones, es fácil entender que no se produzcan interacciones con otros tratamientos de todo tipo.

Frecuentemente se utilizan en psicoterapia porque los remedios florales de Bach se toleran muy bien en conjunción con los fármacos utilizados en este tipo de problemas. Al parecer también intensifican su acción. Se están realizando ensayos clínicos para medir si la utilización simultánea de ambos abrevian los tratamientos.

Por ejemplo, se han utilizado las esencias florales de Bach en el tratamiento de la diabetes mellitus. Se considera que pueden ser útiles en la recuperación del equilibrio emocional y los niveles de energía de los pacientes. En ensayos clínicos realizados en Cuba se utilizaron las siguientes esencias florales por considerar que eran las más adecuadas en el caso de la diabetes: prunus cerasifera, manzano silvestre, acebo y achicoria. No se excluyó el uso de algunas otras en situaciones específicas. Los resultados obtenidos permitieron la reducción del consumo de hipoglucemiantes.

También existen ensayos sobre el uso de las terapias florales en artroscopia de rodilla (fomentos de leche de gallina, sauce, hojaranzo común, agua de roca, olmo y verbena) o psoriasis (por vía oral leche de gallina, nogal e impaciencia y fomentos con 20 gotas de manzano silvestre, haya, pino albar, acebo, sauce y verbena) entre otras muchas experiencias recogidas por la SEDIBAC.



 

Comparte este artículo